Seguidores

domingo, 18 de agosto de 2013

ENCUENTRO


         Aquí culmina el proceso. Hemos sido testigos todos, cada uno en su parte, de un proceso de acercamiento entre dos personas que no se conocían de nada, cuyos familiares responsables, Chane y yo, hemos considerado que podría ser una experiencia importante para ambas pero que somos conscientes de que la vida ha de vivirla cada uno primera persona. El papel de los adultos, por tanto, tiene que ser limitado y consideramos que debe llegar hasta establecer el contacto y procurar que se produzca en positivo y con agrado. A partir de ahí, tendrán que ser ellas mismas las que establezcan el camino que quieren y la intensidad de la relación.

         El 16, viernes, salimos para Cádiz a las nueve de la mañana. Llegamos a Cádiz hacia las 12 y media y logramos aparcar frente a la entrada del Parque Genovés pese a las enormes dificultades de espacio  en esa zona. Sabíamos que Chane vivía cerca, en pleno Barrio del Mentidero. No tardaron en aparecer las dos y se produjo esa síntesis de sensaciones propia de cuando sucede algo que has esperado con intensidad. Subimos a la casa, un cuarto piso sin ascensor, pequeño aunque suficiente, y muy coqueto. Lo vimos con interés, sobre todo la habitación de Laxmi, recién restaurada y con abundantes toques nepalíes. Lo que más me impresionó, la composición en un cuadro de la familia completa nepalí de Laxmi. Reconozco que era una cosa normal sabiendo cómo piensa Chane al respecto pero yo no esperaba tanta información de Nepal ni tan visible. También conocimos los informes que cada seis meses envía Chane al gobierno nepalí como dando cuenta del trato que su ciudadana, Laxmi recibe aquí en España. Me pareció acertado.

         Habíamos planeado el viaje para hacerlo de ida y vuelta en el día a sabiendas de que es un poco largo pero hablando comprobamos que este extremo no lo habíamos acordado. Ellas ya habían organizado nuestra estancia en Cádiz para dos días. Fue una especie de chasco el que nos llevamos todos al comprobar esta disparidad de criterios sobre el viaje y hubo que recomponer el tiempo para hacerlo encajar en las pocas horas que íbamos a compartir y que al final se redujeron a nuestra estancia en su casa intercambiando información y gozando de estar juntos y hablando de todo lo divino y lo humano. Comimos una rica pierna de cordero al horno con patatas que nos supo a trucha y que Chane había tenido toda la mañana dorándose con las patatas de base. Hubo suficiente y hasta sobró. Para mi sorpresa, las niñas, aparte de no parar de mirarse y estudiarse supongo sobre el qué y el cómo de cada una, fueron capaces de echarse una hermosa sienta en la cama grande, lo que nos permitió a los adultos, nuestra común amiga Esperanza incluida, contarnos las batallitas de los últimos años, muchos por cierto, en los que no habíamos tenido trato.

         No sé si será suficiente ni si la relación echará raíces. Sí sé que Elvira viene muy satisfecha de la experiencia porque vinimos todo el camino hablando del asunto. Salimos a las nueve y llegamos a casa a las 12 y media de la noche. Un día muy cansado ciertamente, pero bastante único. Sabemos ya quién es Laxmi y, en alguna medida, ya forma parte de nosotros, lo que hace que nuestra concepción del mundo sea un poco más amplia y nos hace capaces de integrar a un país como Nepal como parte de nuestro ámbito, con sus testimonios de cultura y personas  cercanos y de alguna manera a nuestro alcance. Hablamos de la posibilidad de que el próximo viaje que haga Laxmi a Nepal con Chane pueda ir acompañada de Elvira. No quiere decir que se vaya a cumplir porque eso depende de muchas variables pero el sólo hecho de que se haya podido tratar  como algo posible ya me parece positivo.

         A partir de aquí la vida sigue. Yo sé que ya nada será lo mismo para ninguno de nosotros, tanto si la relación de Elvira y Laxmi prospera como si no porque creo que todos hemos percibido una nueva luz.

6 comentarios:

  1. Una gran iniciativa que puede cambiar muchas cosas en las vidas de todos vosotros...

    Un gran saludo
    Mark de Zabaleta

    ResponderEliminar
  2. Los Amigos no necesitan estar siempre juntos;
    Lo importante es saber que siempre te recuerdan,
    Te quieren y desean lo mejor del mundo para Ti.
    Un abrazo de esta amiga de Venezuela.
    (¯`v´¯)
    `•.¸.•´
    ¸.•´¸.•´¨) ¸.•*¨)
    (¸.•´ (¸.•´ .•´¸¸.•´¯`•-> SOYPKS

    ResponderEliminar
  3. Querido Antonio !

    La historia no ha terminado todavia, la historia sigue y seguirá.
    Hubo el encuentro esperado y fuè ( por lo que cuentas ) satisfactorio, las niñas se seguiran estudiando en la distancia :) es una bonita y tierna historia que nos ha querido contar, te lo agradezco por mi parte- una forma mas de conocerte.
    La amistad es algo muy grande es una parte del amor, al menos deberia serlo siempre- los verdaderos amigos son como joyas preciosas que se encuentran raramente pero que cuando de encuentran no solo son para toda la vida, tambien nos ayudan a crecer y a ser mejores personas.
    Seguramente tu Elvira recordara siempre a su amiga, se escribirán y volveran a ver y eso es lo lindo, una amistad que nace, gracias a dos personas adultas con lindo corazón.

    Te mando un fuerte abrazo lleno de energia y muchos besos amistosos y con amor.

    Aurora

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Aurora:
      Me ha gustado el desarrollo de estos tres últimos escritos, sencillamente porque se iban produciendo a la vez que los iba escribiendo. He visto que las edades de los protagonistas eran un poco mayores, pero me ha parecido que la carga de verdad podía darle credibilidad al blog, que es una de las cosas que persigo. Qué generosa eres. Me siento tan orgulloso cuando te leo... Pero no orgulloso de engreido, no. Orgulloso de comprometido con la vida y con las personas. De esta manera no me importa nada que el tiempo pase y nos haga mayores. Nuestro compromiso con la vida nos hace sabios. Te mando un beso muy hermoso para tí.

      Eliminar
  4. Hola, Antonio
    No ha de ser fácil para la pequeña Laxmi, vivir lejos de sus bellas montañas, otro idioma, otros sabores; pero los sonidos del corazón y del cariño de la gente pueden ser muy similares en cualquier latitud.
    Las relaciones humanas son maravillosas a cualquier edad; espero que prospere tanto para los mayores como para las niñas la ilusión de una amistad verdadera.
    Un enorme abrazo y felicidades

    ResponderEliminar
  5. Bueno voy siguiendo los capítulos de esta bonita historia real.
    Seguramente las semillas de este inu icio de amistad darán buenos frutos.
    Sigo leyendo...

    ResponderEliminar