Seguidores

domingo, 18 de diciembre de 2011

PRISA

Parece una tendencia general que los mayores responsables de un recien nacido quieren comerse el tiempo para que pase más de prisa. Le dirigen la mirada y sugieren lo que están viendo cuando ven hacia los dos meses, le responsabilizan de gestos tan específicos como la sonrisa cuando de lo que se trata es de movimientos musculares sin ninguna intención que se parecen a ella, le asocian sonidos determinados como si fueran capaces de ofrecer algo más que esfuerzos guturales que a los ojos adultos cercanos indican el consabido “ajó” de tan amplia repercusión en la familia, la intencionalidad de las carcajadas cuando se trata sólo de repeticiones nerviosas, ciertamente imitadoras de algunos reclamos adultos, pero completamente ajenas al significado social de la carcajada. Y así con toda una serie de adquisiciones que se hacen verdad mucho más en la interpretación de los adultos que en las capacidades reales de los niños.


Hemos mencionado las primeras adquisiciones. Podríamos seguir con la marcha, el lenguaje… logros todos mucho más reales en la mente adulta que en el conocimiento infantil. A pesar de lo que parezca, no estoy en contra de este entusiasmo familiar, porque en cierta medida hace que los progresos aparezcan de verdad o se consoliden llamados por el entusiasmo, lo que no es desdeñable de ninguna manera. Sólo llamo la atención para que no explotemos demasiado una vía que tiene interés emotivo, pero que en todos los casos debe ser refrendada por la realidad objetiva, que normalmente aparece siempre después de que los adultos hayan cantado victoria.


Al mismo tiempo conviene no perder en ningún momento el sentido de realidad. El dejarnos llevar por el entusiasmo fundados en apariencias mucho más subjetivas que reales sobre determinados logros también puede significar que los niños se encuentren sometidos a situaciones de estrés desde demasiado pronto y eso perjudique la lenta consolidación de los aprendizajes y la paz imprescindible para que estos se asienten y se fijen en el cerebro de los pequeños. Es muy posible que un niño no pueda asumir e interiorizar un conjunto demasiado elevado de información que le puede llegar de la mano de nuestra angustia y de nuestra impaciencia porque aprenda o porque sea el primero cuando lo deseable y lo eficaz puede ser dejarlo en paz que vaya asimilando lo que le ofrece la realidad y su inquieto cerebro encaje en el lugar adecuado cada uno de los logros a los que tenga acceso.


Creo que este mal de la prisa está presente desde el principio de la vida pero hay momentos en los qe aparece especialmente: inicio del habla, los primeros pasos, la adquisición de conocimientos, aprendizaje de la lectura… en realidad cualquier dominio de los que están considerados como sociales y que se pueden objetivar en comparación con otros niños cercanos, vecinos, parientes…. Muchas veces somos capaces hasta de malograr conocimientos adquiridos sólo por nuestra proyección competitiva en la que incluso los niños no tienen nada que ver. Conviene, por tanto, que nos demos cuenta de que en el desarrollo, lo que importa es el protagonista y no los que le rodeamos, y su propio ritmo, que no es ni mejor ni peor que el de su vecino, sino que es el suyo propio, el más adecuado para que los conocimientos que adquiera se consoliden y sean asumidos por él. Decir aquí que “no por mucho madrugar amanece más temprano” puede parecer una obviedad pero me parece que es exactamente la lección que debemos aprender los que vivimos cerca de los menores para afrontar nuestro papel en su desarrollo.

7 comentarios:

  1. En otras latitudes, dos medios palmos de mapa,
    el gutural 'aajjj' significa veneno, pócima.
    O tamíén 'perfecto', 'sí señor'
    Qué importa sea ajo, o cebolla, si los padres, en PRIMERÍSIMO lugar, son los principales receptores de las gracias de sus hijos.
    ¿Conoces a algún padre/madre al que no se le haya caído la baba con los 'ajitos' de su rorro?
    ¿O que no se lo hayan comido a besos? Eso ya de por sí es una grandeza.

    ResponderEliminar
  2. Felices Fiestas y un ano nuevo magico!!!!
    besitos.

    ResponderEliminar
  3. Es una entrada la mar de interesante. Me ha hecho recordar a la madre de mi cuñada, que siempre repite lo vivaz y despierta que era "su Yolanda", que nada más nacer ya veía.
    También he recordado a la mujer de una buen amigo mío, padre de una niña que nació a los seis meses de gestación y sobrevivió de milagro, después de una operación bastante arriesgada. La mujer estaba preocupadísima porque la niña llevaba un poco de retraso respecto a los hijos de sus amistades. Y a la madre, no se le ocurrió otra cosa que mentirle al médico cuando éste le preguntaba: "la niña se fija en las cosas?, es capaz de atender a lo que se le dice?". A todo la madre contestaba que sí, aún sin ser cierto. Incluso regañaba al marido si él contestaba que no. Supongo que en su afán por creerse ella misma que su hija no sufría ningún retraso, no se estaba dando ni cuenta de que la estaba perjudicando seriamente, pues estaba mintiendo al médico.
    Creo que lo que muchos padres buscan, es demostrar a los demás que sus hijos son mejores que los de ellos: más inteligentes, más despiertos, más rápidos y adelantados... en definitiva, mejores. En fin...
    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Las prisas son siempre malas consejeras...

    Feliz Navidad
    Mark de Zabaleta

    ResponderEliminar
  5. Hola mi Querid@ Amiblog, aquí te dejo mis deseos para el nuevo año 2012.
    Son los Mismos que te desee para este año que nos deja
    Pero duplicados.

    Ríe
    Relájate
    Perdona
    Pide ayuda
    Haz un favor
    Delega tareas
    Expresa lo tuyo
    Rompe un hábito
    Haz una caminata
    Sal a correr.

    Felices Navidades.
    Besos de Tu amiga

    (¯`v´¯)
    `•.¸.•´
    ¸.•´¸.•´¨) ¸.•*¨)
    (¸.•´ (¸.•´ .•´¸¸.•´¯`•->
    ♥Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ SOYPKS Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ♥

    ResponderEliminar
  6. Buenas noches Antonio:
    Estos días entro muy poco en Internet, pues tengo muchas tareas y he tardado en leerte.
    Como siempre me encanta lo que escribes.
    Y mira quizá se vaya muy deprisa hoy día en el aprendizaje de los niños.
    Mi nieta de 6 años, ya tiene su ordenador.
    Yo no se como reaccionará el cerebro de estas criaturas en el futuro.
    Te deseo felicidad en estas Fiestas y siempre.
    Un abrazo, Montserrat

    ResponderEliminar
  7. Estas palabras mensajeras a traves de las distancias, deseo lleguen a ti y seres queridos , portadoras de cariño y energias de BienEstar:
    Que tú corazón esté ligero y tus bolsillos pesados.
    Que la Buena suerte te persiga.
    Que cada día y cada noche tengas muros contra el viento, y un techo para la lluvia.
    Que tengas alimento junto a la fogata y, risas para consolarte.
    Que aquellos a quienes amas estén cerca de ti,

    Y........todo lo que tú corazón desee!
    .
    FELIZ NOCHEBUENA..FELIZ NAVIDAD!!
    .
    Abuela Cyber
    .

    ResponderEliminar