Seguidores

domingo, 25 de diciembre de 2011

CARRITO

La vida va ofreciendo elementos nuevos, no necesariamente mejores, que facilitan la vida a las personas encargadas de la crianza de los pequeños. Ahora aparece como moderno ese trozo de tela que permite, como permitió durante siglos, llevar a los niños pegados al cuerpo y realizar las obligaciones de cada uno con el niño a cuestas. Me parece la mejor manera de desplazarse con el mejor permitiendo ese contacto corporal y ese trasvase de calor y de ritmo de vida completamente incorporado al de la persona que lo lleva. Prefiero que los niños miren al adulto para que no se sientan sólos, si bien es cierto que el espacio exterior es un poco más difícil de ver y hay que torcer la cabeza. Mi última hija, Elvira, que ahora tiene once años la llevé colgada durante el primer año hasta que dio sus primeros pasos y recuerdo que me empeñé, porque era factible, en que se durmiera mientras paseábamos por la orilla del mar, con el ruido de las olas, que me parecía una señal de identidad para ella, que había nacido en un pueblo de playa.


Ya sé que el vahículo más frecuentado sigue siendo el carrito de cuatro ruedas que el adulto desplaza a su gusto y a su ritmo y con el que puede ir de un lugar a otro sin que el menor tenga otra referencia de su desplazamiento. La percepción es más bien la de una cama en movimiento, pero poco más. Normalmente, eso sí, se orienta la postura del menor, de manera que si se despierta en un momento pueda ver al adulto que lo lleva, lo que estoy seguro de que para él significa un consuelo importante. Se mantiene el nexo de unicón del menor y el adulto, aunque sólo sea con la mirada, que no es un nexo muy fuerte y puede que hasta con la voz. Algunos adultos logran en muchas ocasiones mantener un cierto diálogo con los pequeños que significa también un elemento de relajación. La mayoría de las veces, este diálogo se produce cuando los pequeños protestan, probablemente cansados de una postura concreta, o con hambra o alguna otra incomodidad que necesitan transmitir.


Pero el carrito va apoderándose del tiempo y ya no sólo sirve para los primeros meses de vida, sino para los primeros años. Muchas veces hasta de tres y cuatro años se ven pequeños en carritos, que más bien parecen inquilinos albergados en una pequeña pensión rodante que con fuertes nexos de conexión con las personas que los llevan. Muchos de esos carros están orientados para que los niños miren hacia adelante, lo que significa que casi no existe contacto entre los menores y las personas que los llevan. Si había alguna posibilidad, las capotas para cubrirlos del sol, del frío o de la lluvia se encargan de imposibilitar cualquier forma de acceso entre quien lo lleva y el llevado.


Comprendo que es muy desesperante acoplarse al ritmo de los niños en los primeros años de su vida: primero porque es desesperantemente lento por puro tamaño de las piernas. Segundo porque el menor anda por la calle y todo para él es un motivo de curiosidad, se tiene que acercar a cualquier forma, tocarlo todo, arrancar cualquier papel, tocar cualquier textura, pararse en cualquier forma nueva, cualquier nuevo color…. Hay un mundo de diferencvias entre que te lleven a donde quieran dentro de un carrito, a que tú puedas ir experimentando las cosas de la vida en sus colorers, en sus formas y a tu ritmo, en función de tu curiosidad, pero creo que no hace mucha falta insistir en que no hay color sobre la diferencia de calidades entre una y otra forma.

6 comentarios:

  1. Buenos días de buena mañana:
    Levantarme pronto para mi es un regalo el poder
    disfrutar de este margen de horas sin prisas.
    Bueno, voy al grano.
    Me encanta ver a los niños colgados de los padres con mochilita o como el de la fotografía.
    Que tierno es como si aún estuviera en el vientre de la madre.
    El carrito tambien es muy cómodo porque además del niño, puede servir de trasporte a la vez de los alimentos o otros objetos.
    A través de mi voluntariado tengo contacto cobn madres y niños de distintas razas y culturas
    Las negritas, asuelen llevarlos de bebés colgados, encima de ellas, aunque tamien usan carritos.
    PAZ, AMOR, SALUD Y ARMONIA, te deseo de todo corazón para este nuevo Año.
    Un abrazo, Montserrat

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado mucho lo de "la Pensión rodante".

    Un cordial saludo
    Mark de Zabaleta

    ResponderEliminar
  3. Curiosamente, en nuestra sociedad occidental, que no en la africana, suelen ser madres, ¡y padres! jóvenes, modernos de cierta selección cultural quienes se decantan por el 'albergue natural andante colgante mochilero.
    Y aun éstos tampoco renuncian al carrito convencional de toda la vida. Por algo será.
    No sé si existe otra alternativa a estos dos medios de transporte' infantil, que yo sepa, no ¿O sí?

    ResponderEliminar
  4. Que fácil resulta olvidarse de las necesidades de los peques.

    Besos navideños

    ResponderEliminar
  5. La Amistad es la riqueza más grande de la Vida, no se cambia, no se presta, No se alquila, ni se vende, se gana con El Corazón y se conserva siempre.
    ************
    Feliz Año 2012
    Besos de tu amiga…
    (¯`v´¯)
    `•.¸.•´
    ¸.•´¸.•´¨) ¸.•*¨)
    (¸.•´ (¸.•´ .•´¸¸.•´¯`•-> SOYPKS
    ______♫_____♥♥_♥_♥* ♥
    __♫_____♫♥_♥__♥_♥* ♥* ♥
    _♫_♫__♥_♥♫♥__♥_♥* ♥* ♥
    ____♥__♥_♥♫_♥_♥* ♥
    __♥__♥_♥__♥_♥* ♥
    ☻/☻/☻/☻/☻/* ♥
    /▌/▌/▌/▌/▌▌▌* ♥* ♥
    // |_/|/|/|/|/|/|* ♥♥* ♥

    ResponderEliminar
  6. Hola querido Antonio !

    Como siempre nos regalas temas hermosos y bien redactados, que hacen pensar, reflexionar y también aprender.
    Yo he llevado a mi hija en el coló cuando era pequeña mucho tiempo,me encantaba hacerlo, después en sillita, pero cuando pudo andar bien, ya la lleve andando- lo mismo he hecho con mi nieta, va andando a todas partes, le encanta caminar e ir charlando y experimentando cosas. Es muy complicado, ya lo se, hay que tener mucha paciencia, y también tiempo, pero el tiempo a veces hay que hacerlo, y las prisas no valen con los niños, ellos tienen todo el tiempo del mundo, no tienen noción de èl.
    Lo que si, comparto contigo que es hermoso llevarlo pegaditos a uno, que te sientas y los sientas, y si no es posible, llevarlos en la sillita e ir conversando, mi nieta me va contando unos cuentos que ni te imaginas y luego dice que ahora me toca a mi :)
    Bueno, Antonio paso también a saludarte y desearte un muy, muy -Feliz Año nuevo !!! que sea lo mejor de tu vida y para mi será un gran placer seguir disfrutando de tus escritos como este año que se va, lo ha sido-

    Muchos besos y un fuerte abrazo !!

    Aurora

    ResponderEliminar