Seguidores

domingo, 24 de octubre de 2010

PASADO



A dónde quieres ir sin saber cómo has llegado hasta aquí. Sobre qué suelo caminar que no sea el conocimiento de lo vivido. Es verdad que el recuerdo es una forma de sueño pero tu cuerpo está en medio como testigo vivo. Cada gota de tu sangre está repleta de vida, de subidas y bajadas, de amores y dolores, de caricias y desprecios. Desconocer esa verdad es caminar sobre algodones, sobre nubes y sueños ignorar la carne que llevas encima y que te ha definido brizna a brizna y te desplaza cada instante depositándote con ternura en las vivencias que con esfuerzo hablan de ti, dicen quien eres.
Cabe viajar por la vida sin memoria. Ignorar lo que has sido, suponer que no es preciso conocer el sabor de la experiencia, la dimensión de la experiencia, la textura y la fuerza con que se adhiere al cuerpo y el lugar que ocupa en cada sentimiento que te embarga. Somos tanto y tan poco que no tenemos más que la conciencia para valorarnos, para sentir nuestro peso en cada cosa, el conocimiento que nos lleva a calibrar la fuerza que tenemos o que no para asumir nuestra parte de vida.
Sales de tu casa cada día, diriges tus pasos a la vida, a los deseos, a emocionantes experiencias. Todas te van a remitir a un ayer del que maman, pasan en el momento en que las viven por un presente soberano y van dirigidas a un futuro hipotético que, con las mejores intenciones te enfrentas para justificar tu esfuerzo. No hay proceso distinto por más que intentes disfrazarlo con los más variopintos trajes .
En cada mota de tu cuerpo vas a encontrar espinas, canciones, arboledas que te hablan de ti mismo, de rincones que te cobijaron que vas a tener presentes hasta tu último día, de olores que llevas atados a tu nariz y que te van a condicionar el gusto sin que te des ni cuenta, de atardeceres que siempre te van a salir a la luz cada vez que pienses en el lugar y la persona con quien se produjeron. No podrás modificar esa estructura de recuerdo ni el resultado del recuerdo que siempre asomará su cara en tu memoria como un testigo fiel que te dice quién eres.
Es el pasado la fuente. Nunca sabrás si el armazón sobre el que vas edificando tu vida y tus ideas lo traías desde el vientre y los ancestros o se pegó a tu cuerpo en algún recodo del camino: una palabra, una imagen que te llegó de golpe, un color deslumbrante, una caricia afectuosa, cualquiera de estas fuentes puede ser materia suficiente como para que tu cabeza grabe a fuego la enseñanza y para que, en adelante no puedas dar un paso por la vida sin encontrar la referencia permanente a ese lugar y al momento mismo en que viste la luz de cada conocimiento.
El pasado es como un manto que te cobija, que te engulle, que te protege y te arropa. Que se adapta a tu figura, que mansamente adopta tu figura y te confunde hasta el punto de que al preguntar quién eres y de dónde has salido, la respuesta es confusa, envuelta en neblina, mezcla de la carne hereditaria con todo el armazón de vivencias acumuladas a lo largo del tiempo.
No vas a encontrar historia sin Historia ni estampa de ti mismo que no lleve mezclados los sucesos que te han envuelto y dibujado a lo largo del tiempo, todos con la figura de ti mismo, que sobresale y se proyecta hacia el futuro.

23 comentarios:

  1. Es cierto q somos producto de lo q fuimos. O de lo q no fuimos.

    ResponderEliminar
  2. BUENOS DIAS:

    Sabes, la entrada de hoy me gusta mucho.

    Hay psicólogos que se empeñan en decir que el pasado no sirve para nada. Y yo en esto soy rebelde
    Soy de las que vive el presente, sin olvidar mi pasado.

    Hay una frase que dice"Quien pierde los orígenes pierde la identidad".

    Lo único, que si hay algo que no me gusta lo selecciono y lo barro de mi mente.
    Creo que se llama memória selectiva.
    Una manera de borrar, lo que no gusta es perdonar.

    Estamos en una sociedad cada día mas robotizada.
    Y los recuerdos entrañables, no hay que dejar que nos los borren, pues en los momentos duros de la vida, son un bálsamo.

    Cuando me pasaba las horas en el Hospital, cuidando a una tia de mi marido que vivia con nosotros. Por la noche me relajaba e iba retrocediendo en el tiempo y de ahí me inspiré y tiempo más tarde empecé a escribir mis Pensamientos y Memórias, en el blog.

    Vuelvo a repetir que tu entrada de hoy es de las que más me ha gustado.

    Que tengas un buen día, un abrazo, Montserrat

    ResponderEliminar
  3. Sara, gracias por tus palabras. Un beso
    ---------------------------------------------------------------------------------------------------
    Montse, el pasado no puede ser inútil por mas que queramos porque lo llevamos cosido a la piel y nos está condicionando en cada cosa que hacemos. Lo que pasa es que eso, en ninguna medida nos exime de responsabilidad porque la libertad está siempre presente en lo que hacemos y somos responsables. Otra cosa es que cuando recordemos tengamos lo que se llama memoria selectiva. No podemos evitarlo y condiciona el recuerdo, es verdad, pero peor es no tener memoria. Un beso

    ResponderEliminar
  4. Antonio,nuestras raices,vivencias,seres queridos y emociones vividas nos han modelado y somos gracias a ello.Por tanto,siempre tomando lo mejor del ayer seguimos el camino del hoy que nos lleva directamente al futuro...!!
    Por eso,la sociedad debe reflexionar, retomar su identidad,sus "raíces clásicas grecolatinas,sus valores,que han conformado su espíritu para superar la crisis y equilibradamente seguir caminando hacia el futuro.
    Mi felicitación y mi abrazo amigo.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  5. María Jesús, de ahí de donde dices podemos coger nuestras raíces sociales, pero las personales, que son las que mejor conozco, se encuentran albergadas en nuestra infancia, cuanto más lejos, más troncales y allí tenemos nuestra fuente para beber identidad. Un beso

    ResponderEliminar
  6. Antonio,que belleza y que original tu forma de escribier. Como siempre me llega al alma.Es verdad que nuestro camino somos nosotrtos mismos,lo que hagamos en este instante es lo que nos traera el futuro y cada instante es pasado y futuro a la vez.La vida es un carrusel al que todos estamos subidos y en el que todos debemos aportar lo mejor que tengamos.Tu amigo mio aportas estilo,educacion,bondad,ternura y un sin fin de cosas bellas más.Te deseo el mejor de los caminos.

    ResponderEliminar
  7. El pasado es tu presente y serà tu futuro, por que tambièn el presente sera pasado :)
    El pasado, tu historia, tus viviencias, tus recuerdos, influyen en uno muchisimo, forman parte de uno, uno es en cierta forma su pasado-
    Si no tienes pasado, quien eres ?
    Es bueno mirar hacia adelante, seguir el camino pero de vez en cuando mirar atràs es bueno, te dirà hacia donde vas :)
    Precioso post Antonio- Un placer leerte.

    Un beso

    Aurora

    ResponderEliminar
  8. Las vivencias del pasado nos van conformando, es cierto, están en la memoria inconsciente, en la memoria psicofísica, en la memoria colectiva, sin embargo también creo que algunas de ellas, no necesariamente son determinantes, por eso creo en la superación.

    Un abrazo y muy buena entrada.

    ResponderEliminar
  9. Julia, cómo te agradezco tus palabras. Francamente, me resultan estimulantes. Es que nuestra infancia, esa edad en la que ahora pensamos como si fuera un paraíso, pues es la depositaria de todo lo que somos hoy. Allí tenemos que mirar si queremos saber el por qué de muchas cosas que a veces no entendemos de nosotros mismos. Un beso

    ResponderEliminar
  10. Aurora, es que no puedes no tener pasado. Fíjate que los mayores que van perdiendo la memoria no se acuerdan de lo que han hecho hace un rato, pero no olvidan lo que vivieron hace 50 años. Hasta ese punto llevamos grabado el pasado en nuestro interior. En realidad es el pilar en el que construimos nuestro presente. Un beso

    ResponderEliminar
  11. Mercedes, qué bien lo dices tú. Por supuesto que el pasado no es determinante. Eso sería como negar la libertad y no sería verdad. Lo que sí es es la fuente donde podemos beber para saber de nosotros. Hay muchas cosas de nosotros que apenas entendemos, pero casi seguro que se encuentran albergadas en nuestra infancia. Un beso

    ResponderEliminar
  12. Caminamos el presente y vivimos el hoy, el aquí y el ahora.
    Pero llevamos la impronta de nuestro código genético recubierta de los caminos que anduvimos, de los llantos que derramamos, de las alegrías que cantamos, de los encuentros que tuvimos y las despedidas en que nos perdimos... y todo, TODO UNIDO, nos ha hecho como hoy nos levantamos ante la aurora, el crepúsculo o la oscuridad.
    "La memoria es el único paraíso del que no debemos ser expulsados" (dijo Katharine Hepburn)
    Como siempre, un deleite recorrer tus pensamientos, Antonio.

    ResponderEliminar
  13. Pienso que nuestro pasado nos condiciona y conforma nuestra manera de ver las realidades, pero también es cierto que del pasado aprendemos, de tal manera que podemos ser selectivos a la hora de actuar.
    Aunque hay un dicho: El hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra.
    Una entrada muy interesante y reflexiva.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. hola,amigo que no me comprendía,segun comentario leído sobre mi,con otra persona seguidora...soy pobre en dinero,soy rica en locuras,en imaginerías,aun cuando no te gusten,o no compartas,pero si sos seguidor digo,por que no comentas de tanto en tanto...interesante lo que acabo de leer...nada,nadie puede olvidar la historia,y mucho menos su historia personal,ya que seríamos unos locos desaforados,danzando por la vida...hoy se corre por el dinero,se trabajo 40 hs x día...y ni siquiera se dan el tiempo de crecer,mirar,pensar...ya alguno pensará que estoy chiflada,un poco loca, pues SI,acepto esta locura de pensar!
    muchas gracias
    buenos días para vos, buenas noches parami
    lidia-la escriba

    ResponderEliminar
  15. María, que bien lo resumes. Es que el pasado es eso. Por una parte la fuente del conocimiento para nosotros porque todo lo que hemos producido en la vida está ahí, esperándonos. Pero por otra, la posibilidad de meternos en un berengenal y quedarnos atrapados en los recuerdos. Se trata de reconciliarnos con nuestro pasado, permitir que nos aporte aprendizajes que necesitamos, pero seguir avanzando cada día. Un beso

    ResponderEliminar
  16. Princesa, lo que pasa es que necesitamos el pasado porque no tenemos otra cosa que nos sostenga. Sin pasado no somos nada, seres enfermos sin capacidad para aprender. Pero ojo, porque también nos puede coger y apresarnos y hacernos vivir sólo de recuerdos. Un beso

    ResponderEliminar
  17. Lida, gracias por tus palabras. Es verdad que necesitamos nuestro pasado para aprender. No tenemos otra cosa. Como nada en la vida es inocente, tenemos que cuidar que no nos deje atrapados en los recuerdos y nos permita seguir aprendiendo porque la vida es, sobre todo, aprendizaje. Un beso

    ResponderEliminar
  18. Antonio tienes razón, vivir de recuerdos es malo pero menos mal que la mente es poderosa y selectiva de tal manera que con el tiempo sólo nos viene aquellos recuerdos buenos, borrando los no deseados.
    Tienes un lindo blog, donde poder reflexionar y meditar bastante. Gracias

    Un beso

    ResponderEliminar
  19. Evidentemente le pasado, pasado está. Pero es un buen acompañamiento de educación, ideas, de sabiduría que nos hacen lo que somos en el aquí y ahora. No, no podemos esconder la cabeza debajo de la tierra y decir que nunca sucedió, porque sucedió, para bien o para mal. Todos tenemos una carga más o menos bonita que nos hace aprender para ser mejores hoy y mañana, así sucesivamente hasta el día de nuestra muerte. Otra cosa es que hayan personas que prefieren olvidar el pasado, bien porque fue dramático, horrible o frustrante, pero no exime de que es lo que hemos vivido y está ahí perenne para bien hacernos fuertes y mejores o para terminar idos completamente.
    Una reflexión muy amena profesor.
    Le dejo mí cariño y el deseo de que pase un buen finde.

    ResponderEliminar
  20. Ana, gracias por tu comentario. Yo también te deseo un buen fin de semana. Es que el pasado es como la materia con la que nosotros construimos nuestras vivencias. No tenemos otra cosa. No es cuestión de que nosotros queramos olvidarlo o no. Es que no nos deja por nada del mundo. O luchamos contra él, y perdemos siempre, o nos reconciliamos con él y podemos aspirar a la armonía. Un beso

    ResponderEliminar
  21. El pasado se pega a la espalda, se adhiere, el pasado nos forma y nos obliga, el pasado es aprendizaje y es modelo paradigmático, para evitar errores o copiarlos

    ResponderEliminar
  22. Fran, efectivamente. Has descrito el pasado muy bien. Por una parte es algo que no podemos evitar porque va con nosotros pegado pero por otra tenemos que reconciliarnos con él porque puede tiranizarnos y hacer que no nos despeguemos de él, lo que significaría viv ir en el pasado y eso es no aprender y no avanzar. Un abrazo

    ResponderEliminar